Historia

A fines de la década de 1980 y principios de 1990, sucedieron varias cosas para aumentar la conciencia nacional sobre el abuso sexual infantil, qué tan común es y qué tan dañino puede ser si no se denuncia y se trata. Numerosas personas famosas hicieron públicas sus historias: Marilyn Vandurber-Atler, Oprah Winfrey, etc. El libro de Judith Herman sobre el incesto padre-hija se publicó al igual que El Coraje de Sanar. La cobertura de los medios fue abundante y solidaria con los sobrevivientes. Las calcomanías que decían “Créanle a los niños” eran muy comunes. Fue en este ambiente que Blue Sky Bridge nació de la unión de dos grupos simultáneos que venían trabajando el problema desde diferentes direcciones.

Primero, el grupo operativo sobre el abuso sexual infantil fue formado a principios de los 90 por los líderes del centro de salud mental, el equipo de crisis de violación y safehouse, porque sus agencias estaban siendo desbordadas con solicitudes de ayuda para sobrevivientes adultos que querían terapia para la evaluación de sus necesidades. Se identificaron varias áreas a abordar:

la legislación a nivel estatal, el tratamiento enfocado para sobrevivientes tanto niños como adultos, educación sobre abuso sexual para todos aquellos en puestos de confianza y responsables de niños (padres, maestros, iglesias, guarderías, etc.), educación para los profesionales de la psicoterapia, mejores investigaciones de los abusos denunciados y un mejor apoyo para los niños sobrevivientes y sus familias no agresoras.

En segundo lugar, la oficina del fiscal de distrito, servicios sociales y el departamento del alguacil estaban tambaleándose por el terrible caso de abuso infantil de Ballard-Dunnan. Mary Lacey (antes Mary Keenan), Carolyn Roberts y María Ortiz estaban decididas a que sus agencias trabajaran juntas para atender mejor a los niños y prevenir la victimización secundaria, la cual es común con la investigación y su proceso. Su investigación les llevó a los centros de defensa infantil que están en crecimiento en todo el país, incluso en el Condado de Jefferson y Pueblo.

Después de una negociación mínima, los dos grupos acordaron unir fuerzas y el programa de defensa infantil y la familia del Condado de Boulder se formó a fines de 1994. Nuestra agencia era única entre los centros de defensa infantil por tener un fuerte compromiso con la educación y la capacitación, además de mejorar las entrevistas de investigación y apoyo a las familias no infractoras. Los miembros originales de la junta y el personal inicial trabajaron muchas horas para asegurar la financiación, así como encontrar espacio para oficinas y elaborar acuerdos inter-institucionales con los diversos departamentos de policía, servicios sociales y la oficina del fiscal de distrito. Antes de que tuviéramos las instalaciones y el personal para entrevistar a los niños, el comité IRATE (más tarde PIE) brindaba sesiones educativas de alta calidad con oradores conocidos a nivel nacional para las comunidades profesionales de psicoterapia, servicio social y policía.

Dentro de pocos años teníamos una junta directiva consolidada, excelente capital humano, oficinas amuebladas y equipo de video de vanguardia, una gran base de donadores, recaudadores de fondos voluntarios dedicados a su trabajo y una excelente reputación en la comunidad, tanto por nuestro servicio para niños sobrevivientes y sus familiares, como para nuestros programas educativos. Los expertos en mercadotecnia convencieron a la junta directiva de cambiar el nombre a Blue Sky Bridge. A medida que la recaudación de fondos fue teniendo más éxito, pudimos comprar nuestro propio edificio, el cual ya ha sido superado por su tamaño.

El abuso sexual infantil es menos aterrador y dañino en nuestra comunidad gracias a los servicios, intervención y educación proporcionada por Blue Sky Bridge. Con suerte, algún día también se logrará nuestra meta de eliminar el abuso sexual infantil en el Condado de Boulder.